AguaVerde

El blog

ver todo

Analizando el informe de SCA sobre la rentabilidad de la finca

2018-02-05 Sin comentarios

Tiempo de cosecha en La Revancha, Nicaragua. Foto de Oscar Leiva.

-Escrito por Kraig Kraft, originalmente para Coffeelands

Después del reciente Avance de la Conferencia sobre la Sostenibilidad del Café, celebrada en Guatemala, la SCA (Specialty Coffee Association) publicó un informe que analizaba la información pública existente sobre la rentabilidad y los costos de la finca. Los autores llevaron a cabo un metaanálisis de los datos disponibles y confiables sobre el costo de producción. Sorprendentemente, solo encontraron nueve estudios y publicaciones en todo el mundo que se pudieran considerar utilizables (en una industria que implica 22 millones de agricultores, resulta muy escasa esta información sobre costos agrícolas y rentabilidad). La conclusión principal (y también sorprendente) de los autores del estudio es que el rendimiento de la finca no está correlacionado con el ingreso neto agrícola. Aparentemente, esta parece ser una conclusión algo paradójica: ¿Por qué una mayor producción no generaría más ingresos?

Echemos un vistazo rápido a cómo calculamos el ingreso neto. La versión más simple es: (rendimiento x precio) – (costo de producción) = ingreso neto. En la práctica, esto es mucho más complejo: ya que hay múltiples ventas y precios; así como varios costos fijos y variables que están involucrados en el costo de producción. Pero para fines prácticos en nuestra discusión, centrémonos en lo básico. Las dos primeras variables de esta ecuación -rendimiento y precio- a menudo son objeto de mayor análisis; sin embargo, frecuentemente olvidamos que las tres variables en la ecuación tienden a tener una correlación. De hecho, el hallazgo clave del informe desvela que: “El aumento del rendimiento generalmente aumenta el costo por hectárea para producir café, especialmente a corto plazo, y por lo tanto puede disminuir la rentabilidad de una finca”. En otras palabras, producir más café  es costoso y acorta el margen de un agricultor.

Esto responde a una teoría económica básica: la ley de rendimientos marginales decrecientes.

Esta teoría económica establece que cuando se intenta aumentar la producción, el rendimiento incremental de cada insumo disminuye. En otras palabras, si gasto $ 100 en fertilizantes, por cada $ 100 adicional que gastara, no obtendría el mismo aumento en la producción que recibí en los primeros $ 100 iniciales.

Para entender mejor cómo las fincas comerciales equilibran la cuestión de los rendimientos y la rentabilidad, hablé con alguien que conoce y maneja esta dinámica a diario. Gustavo Cerna es el director de la cadena de suministro de MACERCAFE, una empresa familiar en Nicaragua que actualmente opera 10 fincas, de aproximadamente 200 hectáreas cada una.

Compartí con Gustavo los hallazgos del informe de SCA y le pregunté qué pensaba sobre la relación negativa entre la productividad y el ingreso neto. Entusiasmado, Gustavo se mostró de acuerdo con los hallazgos, ya que coincide con el enfoque que tienen en sus fincas: “Tratamos de alcanzar un nivel medio de productividad, entre 25 y 30 quintales por manzana (3500 a 4200 lbs./hectárea de café verde). Ese es el punto óptimo. Hemos tratado de producir 40-50 quintales y es demasiado caro, nos expone a un riesgo demasiado grande “.

En otras palabras, en muchos casos, es muy costoso y muy arriesgado ser un agricultor altamente productivo. Gustavo se refiere al aumento del costo de producción que implica una mayor productividad. Para obtener una mayor productividad, se requiere una combinación de las siguientes condiciones en el manejo: mayor densidad de plantas, más aplicaciones y mayor cantidad de fertilizantes así como una renovación más frecuente. También se requiere más mano de obra, ya que se necesitan más días de trabajo para aplicar estas técnicas de manejo y se requieren más manos para cosechar el café. En última instancia, el análisis económico de MACERCAFE les ha demostrado que la clave de su rentabilidad es maximizar la eficiencia, no el rendimiento. Esto está en línea con los hallazgos de RD2 Vision en su informe para la SCA.

Gustavo me demostró sobre el papel su análisis económico: “Necesitamos un margen en torno a $ 50 / QQ. Es el objetivo. Esa no es nuestra ganancia neta, pero ese margen cubre nuestros préstamos a largo plazo, la depreciación, y nos proporciona algunas ganancias. ”
Si lo vemos por área, una ganancia neta de $ 50 por QQ con una productividad promedio de 35 QQ por hectárea, es un margen de beneficio de $ 1785 / ha. A un costo promedio de producción, según MACERCAFE, de $ 1.10- $ 1.20, un beneficio de $ 0.50 por libra supone un precio objetivo de $ 1.60- $ 1.80. Estos precios, si bien aún están por encima del precio mundial actual del café, son precios alcanzables. El estudio de Technoserve citado pone el costo de producción en $ 1.66, lo que significa que estos agricultores necesitarían un precio de $ 2.16 para alcanzar el margen de $ 0.50 / lb de MACERCAFE.

Como vemos, Gustavo y MACERCAFE tienen la capacidad de analizar sus costos e ingresos, llegando a comprender cómo maximizar su eficiencia económica. Sin embargo, ¿qué puede aprender un pequeño caficultor de esto? ¿Cuáles son las claves para producir de manera eficiente? Le hice esta pregunta a Gustavo y me ofreció estas sugerencias:

  1. Comprender los costos fijos y maximizar su productividad
    “Una finca necesita entender cuáles son sus costos fijos y cómo maximizar la productividad de estos. Estos costos no necesariamente contribuyen a la productividad de la finca, pero los costos (fijos) se suman”. El informe de SCA considera que los costos fijos para los agricultores son prácticamente nulos, pero es una simplificación excesiva de la cuestión. Los gastos del hogar podrían considerarse como costos fijos, ya que son necesarios para que la finca funcione. Y como se menciona en el informe, la depreciación de los árboles debe incluirse en estos costos fijos.
  1. Minimizar los riesgos mediante niveles medios de productividad
    “Es demasiado caro producir mucho café. Puede generar un gran flujo de efectivo con mayores rendimientos y, aunque sus costos aumentarán, obtendrá una gran cantidad de dinero en efectivo. Sin embargo, también aumenta su riesgo ante el próximo desastre: la roya del café, el clima, un mal año de cosecha. Tendría los costos, pero no tendría ingresos “.
  2. Su “Radio de control”
    “Un agricultor pequeño tiene un mayor nivel de control que en una finca más grande, en todos los aspectos: la productividad del trabajo, el control de calidad. Esta es una ventaja que deberían tratar de maximizar “.

Los pequeños agricultores a menudo carecen de acceso a capital para invertir en productividad. No tienen la capacidad de asimilar la disminución inicial de la rentabilidad necesaria para obtener mayores rendimientos más adelante. Los pequeños agricultores buscan los márgenes más altos posibles. Lo que significa que invierte menos en su finca. O nada en absoluto.
Pero este es un resultado incómodo para el sector cafetero, especialmente cuando consideramos las necesidades futuras de los consumidores de café y los 22 millones de familias que participan en la producción de café a nivel mundial. Dada esta situación, necesitamos replantear la narrativa y pensar en el retorno de la inversión para los agricultores en lugar de pensar en incrementos absolutos en la productividad.

En el informe, los autores critican la promoción de “Buenas Prácticas Agrícolas” porque, si bien pueden aumentar los rendimientos, no necesariamente mejoran la rentabilidad. Por lo tanto, la pregunta que debemos hacernos es “¿Qué prácticas proporcionan el mayor RSI (índice de retorno sobre la inversión)?” Es nuestro trabajo asegurarnos de que medimos los rendimientos no solo en términos puramente económicos, sino también considerando los recursos naturales y los aspectos sociales. Los productores de café producen algo más que un producto básico, motor de una industria que contribuye con el 1.6% al PIB de los Estados Unidos. Producen agua potable para las comunidades locales. Están capturando carbono (lamentablemente a un ritmo más lento del que los humanos lo emiten) y están generando empleos para la comunidad y los migrantes que necesitan dinero a cambio de trabajo. Necesitamos encontrar opciones para poner en valor todas estas contribuciones y compensar completamente a los caficultores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Note: You can use basic XHTML in your comments. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS